Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

 

EL PACIENTE Y PODEROSO ÁNGEL DE LA GUARDA

Todo el mundo tiene un Ángel de la Guarda individual. El es un compañero inseparable y el servicio que proporciona es espontáneo y sincero. Pero no son todas las personas que permiten que El esté a su lado, entonces el Guardián espera una oportunidad para poder aproximarse más y ayudar su protegido.
Según nos enseñan los Seres de Luz, después del pasaje del ser humano para otro plano de existencia (muerte) le es permitido al Ángel asistir a un Templo de Luz para que pueda recuperarse del desgasto del trabajo y prepararse para la próxima tarea junto a la misma persona (alma) cuando ella vuelva a encarnar en la Tierra. 

Así es siempre el mismo Ángel que nos acompaña. Pero con el libre albedrío podemos o no aceptar su ayuda y protección.

Se les instruye para que se preparen en los Templos Internos en las mismas cualidades que tendrán que desarrollar en su protegido: la paciencia, comprensión y paz. Aprenden a atraer y sustentar la energía Divina de Amor para que la persona aprenda a relacionarse con todos con sabiduría.

Según discursos de los propios Ángeles de la Guarda, muchas veces a ellos les gustaría cuidar a otras personas que sean más simpáticas con Ellos, pero saben que esto es imposible ya que Su misión es permanecer al lado de la misma alma hasta que encuentre su evolución. La responsabilidad de El es dar asistencia y transmitirle conocimientos positivos.

A veces el discípulo es tan rebelde que el único medio de ayudarlo es cuando duerme; en este momento su Ángel le transmite fuerzas y determinación para enfrentar la rutina.
Mientras dormimos la aura sigue moviéndose alrededor del cuerpo físico, en este momento el Ángel de la Guarda irradia rayos de Luz a la consciencia de la persona para que ella se vuelva a lo Divino en búsqueda de la Verdad y del Amor.

En estado consciente el hombre insiste en mantener la mente alejada de la tranquilidad y así hace difícil el trabajo del Ángel. Frente a una situación extrema de gran necesidad de Su trabajo el Ángel de la Guarda puede ir buscar ayuda para Si mesmo en las Esferas Superiores lo atienden.
En caso de peligro grave el Ángel puede disminuir su vibración energética para poder tomar una forma terrena y volverse visible a los ojos humanos y una vez finalizada su tarea nuevamente se elva y se hace invisible.

Tengamos siempre gratitud por este Ser de Luz que está dispuesto a cuidarnos, protegernos y orientarnos.


Comente