Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

Según nos relatan los estudios de la Teosofía y otros pesquisidores antiguos, María ya había sido preparada para vivir el karma junto con su hijo y con José.

Dicen que al verlo por la primera vez María vio la radiante Imagen del Arcángel Ezequiel sobre José. Esto fue para Ella la confirmación de que El sería el guardián cierto y elegido para Ella.

José era un hombre de la Hermandad Esenia, muy adelantado espiritualmente. Conocía la Ley Cósmica y la transmitió a María. Fue un gran profesor y maestro para Ella, con su serenidad y silencio cuidó y amparó a María durante las experiencias difíciles por las que pasó.

Poco después del nacimiento de Jesús, José perturbado le dice a María que había recibido un aviso:  tendrían que huir para Egipto, María estuvo de acuerdo y Ellos consiguieron escaparse de la maldad de los gobernantes.

José, que ya conocía las enseñanza de la Luz de los Grandes Seres, fue el primer profesor de Jesús. El le enseñó a Amar y Glorificar a Dios sobre todas las cosas. Después adoptó Juan, el Bien Amado como discípulo para pasarle los conocimientos que pudieran ser útiles en el trabajo de Jesús a quien Juan acompañaría siempre.

Aproximadamente tres años después del comienzo de la vida Mística de Jesús, José sintió que su misión en la Tierra estaba terminada. Le pidió a María que se quedase al lado de los amigos y que Jesús fuera a India para recibir las últimas enseñanzas. El, de esta forma, podría salir de la escena terrestre en paz por haber cumplido su misión. (El Hombre, su origen, historia y destino. – W. Schroeder). 

AÑO ESOTÉRICO
Según nos enseña Helena Blavatsky en la Doctrina secreta, el día 19 de marzo tiene lugar una de las más importantes iniciaciones de los Maestros de la Luz llamada de Gran Pasaje y se pasa en el Equinoccio de Otoño.

En esta iniciación se ponen frente a frente el iniciado y su elección de vida o muerte. Representa un nuevo ciclo de vida.

De acuerdo con la teoría budista, en este día Bhudda tuvo que hacer su elección final entre dos pasajes: volver entre los hombres como un Buda de Compasión o seguir su propio e individual camino de Luz, con al Luz Eterna brillando sobre El, pero con el corazón en sintonía con los lamentos y sufrimientos del mundo. Bhudda eligió al Gran Pasaje, murió por completo para el mundo de la materia y de los sentidos, viajó en la eternidad de la Luz y no volvió más. El vuelve al mundo como un Ser Espiritual irradiando Su Luz a partir de Su propia áurea.

Volver como un Buda de Compasión significa renunciar a la Gloria que la Iniciación al Gran Pasaje otorga y se hace energía sutil como la Veladora Silenciosa lo hace sobre la Tierra, en silencio solamente vibrando como energía de Luz.

Comente