Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

Mi hijo y hermano nuestro, cuyos lazos están en vía de estrecharse con nosotros, todo te será concedido de acuerdo con lo que pediste. Tú lo mereces. Golpeaste, la puerta se abrió. Sí, la puerta está abierta. Falta solamente entrar, y se que lo harás.
Que mi armonía, pureza y relevancia a la belleza de Ser puedan llegar a ti e que te empujen para cruzar el umbral.
No tengas miedo jamás porque Dios no teme. Tú eres un Dios porque tienes un YO SOY, oh, maravilla de las maravillas!

YO SOY! Hasta nosotros a quien llamáis de Maestros, reverentemente nos curvamos y nos quedamos espantados frente a la realidad majestosa, frente a esta presencia invencible, inconcebible, indefinible, inagotable, inextinguible, dándonos siempre la Vida. Hasta a nosotros, sí, nos cuesta entender; hasta nosotros somos incapaces de entender tan maravillosa Fuente.

YO SOY! Dioses y Ángeles, hombres y devas, insectos y átomos pulsan por la presencia de esta Vida!

YO SOY! Fuente de Vida, Vida de la Luz, Luz del Amor!

Esto es lo que debes repetir, concientizarte, vivir: ‘YO SOY! YO SOY! YO SOY!’.

Sí, para siempre, en todas las situaciones, en el medio de cada circunstancia, tu eres porque en tí está la vida de Dios.
Ora así y vigila para vivir de acuerdo con esto.

Comente