Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

ELOHINS

No son Ángeles como generalmente se supone, pero si "energías de la naturaleza" al Servício Divino con la tarea de dar forma a la Energía Divina irradiada sobre la Tierra.

De acuerdo con canalizaciones de estudiosos que se aprofundaron en el estudio del origen del Universo, la Gran Hermandad Blanca nos enseña que:

 

 

 

 

 

 Cuando los Bien Amados Helios y Vesta se ofrecieron para crear un nuevo Sistema Solar que pudiese sostener la formación de los planetas, entre ellos la tierra, tuvieron que comprobar que eran capaces de realizar tal obra. Ellos precisaron concentrar y sostener la energía en el modelos del nuevos sistema y de los planetas que lo formarían manteniendo una línea de energía cooperativa entre ellos que pudiese criar y sostener la vida y el equilibrio en el nuevo Sistema Solar. 
Precipitar, es decir, manifestar concreta y físicamente la energía de la Luz era una de las tareas. 

Ellos deseaban crear un sistema de vida que fuese el reflejo de la perfección a que estaban acostumbrados, la Perfección YO SOY. 
Con este pensamiento y sentimiento se concentraron primero en la criación de un rayo de energía que fuese Poderoso y de Luz Blanca, que saliendo del Corazón del Gran Sol Central alimentaría la Luz en la Tierra. 
Cuidadosamente, fue determinada la colocación de cada planeta y su tamaño. Con estos datos establecieron cuantas veces la Luz debería ser emitida para que el mayor número de seres pudiese venir para esta dirección de esa Luz Divina.

Helios y Vesta pidieron a Circulata, la Veladora Silenciosa Cósmica, para estudiar plano y dar su aprobación. Circulata aprobó y derivó el Proyecto para la Veladora Silenciosa Planetaria que ordenó que una Veladora Silenciosa para la Tierra fuese indicada. Esta Veladora se llama Inmaculada y cuida hasta hoy para que la Tierra no se aleje del Plano Divino.
Cuadro pintado por Nicolás Roerich de Inmacular, la Madre del Mundo.

Enseguida fueron criados los Siete Elohins que precipitaron las formas en conjunto con los devas. Ellos precipitaron la Tierra en Siete Etapas.

 

 

 – Primera etapa: fue necesario Voluntad, Coraje, Poder y Determinación. Los Elohins precisaron tomar la decisión de venir y asumir una tarea tan compleja y difícil que debería contar solamente con el Amor de los Seres de luz. Fue muy importante que tuviesen claro cual seria el verdadero motivo para querer estar en este proyecto y dedicarse a el com Fe en que daría cierto y podrían contar con la Luz en la Tierra.
Con estos atributos, que pertenecen al Rayo Azul, Hércules hizo un convite al Elohin de cada rayo para desarrollar la tarea que estaba destinada a ellos de acuerdo con su Rayo de Actuación. Así cada uno de los Elohins concordó y hizo su trabajo.

 

 

– Segunda etapa: El Elohin Casiopea usando el poder del discernimiento eligió, en conjunto con sus compañeros, las mejores opciones que tenían para construir un planeta de belleza y harmonía. La sabedoría imperó en cada una de las decisiones tomadas y la Luz fue precipitada sobre la Tierra haciendo con que los rayos del sol iluminasen cada vez mas los paisajes e que trajeran el calor necesario para el germinar de las semillas que se tornarían los alimentos.

 

 

Tercera etapa: fue necesario que el amor magnético se precipitase y que se criase la Llama del Amor Divino para que cada etapa fuese cumplida con fuerza y dedicación, impregnando cada manifestación con amor para que esta fuese no solamente rica en belleza como también harmónica con el Todo. Tenía que se conseguir que cada obra fuese Una (unidad) con el Poderoso YO SOY (Dios).

 

 

– Cuarta etapa: El trabajo de todos los seres del Rayo Blanco, con total dedicación para que el Plano para la Tierra no se alejase de la idea original, hizo posible que el mismo mantuviese la Pureza Inmaculada da Imagen Primera en cada árbol, río, montaña, en fin en todo lo planeado y ocupando el lugar destinado por Helios y Vesta.

 

 

– Quinta etapa: Cuando Hércules llamo todos los Elohins, Vista, o Elohin del Quinto Rayo percibió que había llegado la hora de mostrar el poder de los seres de este Rayo en la concentración y consagración para la manutención y materialização de un plano. Ellos consagraron toda la energía que tenían, y paso a paso, fueron construyendo todo lo que estaba planeado. Todas las tareas del Plano para la Tierra fueron realizadas segundo el Orden Divino. Sólo así, consagrando a energía en una cosa de cada vez podemos realizar un trabajo positivo. Aunque se precise dedicar una vida entera, es mejor hacer una cosa bien hecha de que hacerlas por la mitad.

 

 

– Sexta etapa: Después del trabajo de todos los Elohins anteriores, Arturo, el Elohin del Séptimo Rayo precipitó el ritmo a través de la Invocaciones y trajo la manifestación de la Vida para la Tierra. En cada vibración rítmica del planeta un brillo nuevo se le acrecentaba para que la Tierra pudiese lograr la Elevación Espiritual y pasase ese brillo a todos los seres que ya traían en si mismos la centella de la Luz Mayor Divina. Con las invocaciones de Luz el Plano estaría pronto para su última etapa.

 

 

-Séptima etapa: LA PAZ. Como un gran sello, rubí y oro, el Gran Elohin de la Paz, TRANQUILITAS, envolvió la Tierra entera y la bendijo con los rayos rubís y dorados del corazón del Gran Sol Central iluminando y trayendo la prosperidad para cada ser viviente, reflejo de Dios sobre la Tierra.  

 

OBS.: La sexta y la séptima etapas fueron alteradas en su orden para que se pudiese precipitar todo de acuerdo con el orden planeado. Actualmente es esto exactamente que estamos viviendo porque estamos llegando al fin de un ciclo de 14000 años y al cambio de eje de rotación de la Tierra. Nuevamente el planeta se encuentra frente a la probabilidad de encontrar la paz. Si todas las personas hicieran valer este sentimiento, que es el reflejo del plano Divino de Helios y Vesta, nuestros padres cósmicos y respetasen el orden y la manutención del ritmo de la invocaciones para la transmutación del karma de la Tierra, tendremos mas rápidamente la oportunidad de vivir en Paz. El poder y la responsabilidad están con nosotros. Hagamos ahora como los Elohins hicieron: atendamos el pedido de todos los Seres de Luz y trabajemos con fe, coraje, perseverancia y dedicación para otra vez el Plano Divino para la Tierra se precipite. YO SOY!

 

 

Comente