Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

Cristo surgió como misión de Jesús para iniciar un nuevo periodo, la Era de Piscis. Esto está claro en el simbolismo de los pescados que se encuentran en todos los evangelios y enseñanzas del Maestro.

El pescado es el símbolo astrológico del signo de Piscis, pero Cristo también predijo el trabajo que debería ser desarrollado en la era que se sigue, Era de Acuario, el signo siguiente en que entraría el Sol.

Antes de partir El se refirió al simbolismo de la próxima era (a actual) y al trabajo que devería ser hecho.

En el comando de sus Discípulos, Jesús les dice para entrar en la ciudad adonde encontrarían un hombre con una vasija de agua, y que lo siguieran hasta el aposento superior de la casa y preparacen allí la Cena de la Comunión que El la compartiría con ellos. Así tuvo lugar la última cena.

El símbolo de Acuario, el Aguadero, representado por el hombre con la vasija debería ser seguido por los discípulos de Jesús. Acuario es el signo en que ahora el Sol se encuentra ingresando.

La gran realización espiritual de la era de Acuario será la comunión. El Compartir del pan y del agua del conocimiento. Los preparativos para esta Fiesta simbólicamente están teniendo lugar en todo el mundo, en la medida en que se combate para instalar la paz, y para la manutención de las leyes de la cooperación. Estos preparativos que pueden ser confundidos con violencia hacen parte de la purificación del planeta que se pueda recibir la donación y bendición del aguadero: el agua del conocimiento que nos revela la verdad que nos vuelve libres.

Pero las religiones que se alejaron de Cristo, a pesar de usar su nombre (catolicismo, neo-evangélicos, etc.), se olvidan cual es la verdadera Misión Cristiana. El pueblo antiguo se apegó al Cordero de Oro en la representación de las poses materiales y todavía hoy se hace culto al poder y la ganancia.

Cristo vino para poner fin a la energía terrena del apego. Cuando El sea reconocido por todas las razas como Símbolo de la Nueva Era, el Cristo resucitado podrá volver y mostrar el trabajo de Acuario.

Por ahora lo que se ve es la permanencia del apego a las poses y la negación de la verdadera vida espiritual. Como lo hicieron hace 2000 años muchos siguen viviendo de apariencias y divergencias.

Todavía no sentimos la fuerza de Acuario, estamos saliendo con mucho esfuerzo de la era de Piscis. Pero en poco tiempo estaremos bajo el fuerte impacto acuariano y a cada año nos acercamos más del centro de poder que nos inducirá a reconocer la unidad del hombre con Dios, la colaboración, y el nacimiento de una nueva religión mundial que se destacará por sus enseñanzas universales y sus iniciaciones.

Iniciar significa entrar en, así ya estamos siendo iniciados en la Era del Aguadero y las oportunidades de recibirnos conocimiento son cada vez más grandes. Como pasa con todo lo que se hace popular, debemos separar la paja del trigo, y volvernos conscientes de la necesidad del trabajo dedicado al Planeta y al bien común. De este modo podremos decir que estamos despertando la Consciencia Crística en la unidad con todos los hombres.

Jesús es el único Maestro que está pasando por las dos eras: inició su camino con la Última Cena Sagrada y sus enseñanzas siguen hasta los días actuales, época en que está pasando el Cetro del Poder al Maestro Saint Germain, Regente de la Era de Acuario. El Cristo volverá a la Tierra cuando se haya logrado cumplir con todos los requisitos: evolucionar, perdonar y libertarnos.

El es el propio Aguadero: el Dispensador del Agua de la Vida a través del Amor, Luz y Poder.

Comente