Este contenido también puede ser leído en: Portugués, Brasil

ARCÁNGEL RAFAEL Y MADRE MARÍA

El Bien Amado Rafael irradia su energía del Templo de la Verdad para la Nueva Era que se encuentra en el plano etérico sobre América Central con la ayuda de su Complemento Divino, María, Madre de Jesús. Juntos precipitan los Rayos de la Dedicación para el trabajo abnegado de los discípulos en beneficio de la verdad y de la sanación. El Arcángel RAFAEL, siempre rodeado por la aura verde de sanación, fortalece los poderes de sanación en los estudiantes que tienen las características de desprendimiento y amor que son exigidas para efectuarla.

Presentando una dedicación extremada para el auxilio a todos los que necesitan recuperar la perfección, este Poderoso Arcángel canaliza la Esencia Sagrada de la Perfección YO SOY para todos los seres vivos, y a los que se encuentran en el Plano Astral y que por lo tanto están fuera de al Perfección Divina sanando así los males físicos y espirituales. Con su manto verde de purísima energía El envuelve a toda la Tierra, en esta época, para sanarla de todas los desequilibrios que el hombre le ocasiona.

Es auxiliado en sus tareas de sanación por María, madre de Jesús, que conoce profundamente la sanación a través del uso de hierbas. Desde su más tierna edad, María fue instruida en el uso de las hierbas y en el contacto con la naturaleza. Ella y su familia pertenecían a la tribu de los esenios y vivían a las márgenes de ríos y lagos.

Eran, sobre todo, agricultores y compartían de todo lo que tenían viviendo en comunidades.

Conocían muy bien las condiciones climáticas de los lugares en que estaban y aplicaban este conocimiento para mejorar el cultivo de la tierra.

Cultuavan la naturaleza levantándose muy temprano y alimentándose sin carnes.

En su último pasaje por la Tierra, antes de ascender, María trabajó siempre silenciosamente al lado de Jesús y después de su pasaje, Ella vivió en un viejo molino con un pequeño río corriendo atrás del mismo y un gran jardín en el que María sembraba y cosechaba las hierbas para la sanación. Ella permaneció en este local por más de treinta años hasta su ascensión que ocurrió a través de la criación de un fuerte Patrón de Energía Positiva construida a lo largo de todos los años de dedicación a la meditación y sanación.

Por estos días Ella ya vivía un poco separada de los discípulos y visitantes. María había solicitado que se le construyese un lugar separado para Ella, para poder preparar su ascensión.

Meditando cada vez con más profundidad sobre su propia muerte, María crió una áurea de paz y comprehensión para todos sus compañeros que se quedarían todavía aquí en la Tierra y dejaba un perfume de rosas por adonde pasaba. En el día de la Ascensión (aproximadamente) en 15 de agosto, fué encontrado en el túmulo de la Bien Amada Madre María, un pimpollo de rosa blanco para cada discípulo. Ella, que ya era conocida como la Reina de los Ángeles por su contacto con el Arcángel Rafael y por su capacidad de escuchar el Arcángel Gabriel, pasó a ser llamada también de Reina de las Rosas dividiendo este título cariñoso con la Bien Amada Maestra Nada.

De lo alto de la montaña de la cual Ella sacaba toda la fuerza para sus sanaciones, rodeada por ángeles, serafines, querubines y toda la hoste Angélica, de manos dadas y con resplandecientes túnicas blancas, extiende sus brazos e irradia del centro de sus manos el purísimo Rayo de la Sanación, en cuanto del centro del corazón  suave, más poderoso, salen rayos rosados con dorado de paz para toda la Tierra. 

INVOCACIÓN AL ARCÁNGEL RAFAEL

Poderoso y Bien Amado
Arcángel rafael:
Envuelve cada ser
con el Purísimo Manto Verde
de sanación.
Con tu áurea resplandeciente
de rayos de sanación
ten compasión por nosotros
y con
Tu infinito Amor
bendícenos y
ayúdanos para que
nos volvamos fuertes y sanos
Y que juntos contigo seamos capaces de
Irradiar, irradiar, irradiar,
los purísimos y fuertes rayos sanadores.
YO SOY!   YO SOY!   YO SOY!

Comente